Seguro que has escuchado alguna vez esta expresión sobre los periquitos. Y es una verdad que a muchos les cuesta aceptar por puro egoísmo. Cuando decides cuidar a un animal en tu ámbito, debes ser consciente de que estarás limitando las capacidades de la vida de esa criatura. El nivel cultural y la capacidad de ser responsable se miden con mucha exactitud según cómo alguien trata y cuida a los animales y plantas que tiene por mascotas o en su cercanía. Si tienes animales en casa, y más concretamente periquitos, si eres una persona responsable y con dos dedos de frente, seguro que estarás preocupado de darle lo que necesita y no lo que a ti se te antoja.



Los periquitos son seres sociales y sociables, esto implica que su comportamiento viene moldeado desde el origen de la especie en sí orientado al intercambio sonoro, táctil, visual CON SU PROPIA ESPECIE... De todo cuanto hacen. Siempre ha de haber una respuesta para que lo que hace el animalito tenga sentido. De no haberla, entra en un bucle de soledad que lo arrinconará sí o sí en un comportamiento aberrante inducido precisamente por la falta absoluta de naturalidad en su entorno. Llevan ya un tiempo como mascotas muy populares, no obstante esto no es una excusa y mucho menos es un motivo para mantener a ningún periquito en soledad.

Un periquito en soledad comerá, beberá, incluso tratará de salvar el aburrimiento jugando... Es probable que se le de por canturrear, pero será en respuesta de otros ruidos, emitirá sonidos con la esperanza de que "algo" responda de forma comprensible para él. Lo intentará una y otra vez. ¿Qué sentirías tú si sólo el eco de tu voz fuese lo que te respondiera durante toda tu vida? Creo que la respuesta es sencilla: "Te volverías loco".

Un periquito en soledad puede empezar a arrancarse las plumas, automutilarse, volverse agresivo, asustadizo, apático, con manías recurrentes incómodas, obeso... Todo conlleva a una vida insaludable, infeliz e incompleta. Indigna. Mucha gente en su supina ignorancia dirá "Mi periquito es feliz, canturrea, juega conmigo y además se alegra mucho cuando me ve" a lo que agrega: "Y ya tiene 6 años". Lastimoso... "Se lo hace con mi mano, me queire mcuho" Ridículo... Vivir 6 años solo no es vida, es encarcelamiento por un delito no cometido, por el simple hecho de haber nacido en el momento equivocado en el lugar inadecuado, y acabar en una casa en la que se le quiere mucho. Pero él ni siente ni entiende esa intención ni ese amor porque no es un ser humano, es un periquito, habla periquito y entiende periquito. A nosotros no nos entiende, no somos periquitos (obvio ¿no?).



Si está solo será más manejable y podré adiestrarlo...
-Sí, y estando con un compañero de su misma especie también. Puedes convertirlo en un payaso o en un pájaro sorprendente con paciencia tanto estando en soledad como acompañado. También depende de lo avispado del animal, no todos aprenden igual de deprisa los mismos trucos... Cosas como "hablar" son capaces de aprenderlo estando con sus congéneres. Evidentemente no cuando hay 20 juntos, pero una pareja ya sea de hembra y macho o dos del mismo sexo serán buenos aprendices, divertidos y sorprendentes. Y lo que es incluso más destacable: felices.

Sólo tengo sitio para uno...
-Antes que nada piensa un poquito... Si no dispones de espacio para dos, no dispondrás de espacio para uno ¿o acaso vas a tenerlo en una jaula ratonera? Tenemos una sección en esta web en la que podrás ver las medidas necesarias para que "un periquito" tenga espacio suficiente para hacer una vida relativamente cómoda sin necesidad de salir de la jaula para moverse. Sumándole a esto que lo más probable es que lo vayas a dejar suelto para juguetear y disfrutar de su comportamiento... ¿Cómo que no cabe uno más? ¡¡Ni que fuesen águilas!!

Ya molesta el ruido de uno, imagina de dos...
-Primero, si molesta ¿para qué eliges un animalito que de vez en cuando hace ruiditos? Mejor un gato... O un hamster. O en lugar de un animal vivo, cómprate un peluche. La mayor parte del tiempo se la pasan echándose una siesta y aseándose. Y en un par de momentos a lo largo del día, les dará por canturrear de júbilo mientras juguetean el uno con el otro. El tiempo restante además de comer, estarán relajadamente asentados en su percha favorita, ahuecarán las plumas y con los ojos entrecerrados canturrearán bajito, resultando bastante agradable incluso. No se puede comparar con el canto imparable de un canario ¡¡Esos no se callan nunca!!

Si se ponen a criar ¿Qué hago?
-Si no tienes intención de criar, perfecto, no lo hagas. Sencillamente no pongas nido en el caso de que tengas macho y hembra. Tener dos machos es otra opción, suelen ser más "amables" que las hembras, que tienden a ser algo más ariscas (aunque es la norma general, no se puede aplicar a todos los periquitos, puesto que cada uno es dueño de su personalidad).

Es feliz con su espejito (o su muñeco en forma de periquito)
-Lo que nosotros entendemos por felicidad es sólo aquélla que entendemos por NUESTRA. Un periquito que regurgita semillas y canturrea a un espejo, del que no se separa ni un instante, es un periquito que pide a gritos UN COMPAÑERO. Es incapaz de comprender que el espejo es su propio reflejo, y tampoco comprende que cuanto haga por conseguir una respuesta a sus atenciones será estéril. A lo mejor picotea el muñeco con forma de periquito que enganchaste en esa percha. Y no lo hace para gastar el pico, lo que hace es intentar acicalar a una "cosa" que parece un semejante pero que por más que acicale, JAMÁS le devuelve el favor ¿¿Pero qué pasa aquí??. Con lo cual, necesita un compañero DE VERDAD.

Seguramente se te ocurran algunas contrapartidas más, pues para todas hay una respuesta, pero la más importante y que puede resumirlas absolutamente todas es: si no estás dispuesto o no puedes a brindarle los cuidados NECESARIOS a una mascota como es el periquito, no optes por él, mejor escoge otra cosa que se ajuste más a tus intereses o a tu situación.

Dos periquitos serán más sanos, realmente felices y se harán mutua compañía. Así disfrutaremos de nuestros periquitos, ellos disfrutarán de nosotros y jugarán y nos enamorarán con sus travesuras.



Licencia Creative Commons Periquitos, plumas de colores por Iria Ferrer se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.