OPALINOS


Opalino.

La modificación que se produce en esta variedad afecta a las marcas de la cabeza, espalda, alas, remeras e incluso las timoneras. Provoca la invasión del color corporal en las áreas que originalmente son blancas o negras en las ondulaciones en mayor o menor proporción. A diferencia de los Saddleback o ensillados, sus ondulaciones se mantienen con las melaninas completas, a no ser que se manifieste alguna otra mutación diluyente, como el diluido, y no afecta a sólo un área concreta.

En la cabeza las ondulaciones se retraen en ocasiones hasta el punto de que prácticamente desaparecen, habiendo algunos restos y dando la sensación de que han sido medio borradas, o rotas. En la espalda se desdibuja por completo el diseño original, provocando la desaparición total o parcial del cebreado característico, dejando que el color corporal las sustituya casi por completo. Cuando no desaparecen totalmente, queda un dibujo de líneas más gruesas que las ancestrales. Se les conoce cuando son así como "opalinos sucios", pues se busca precisamente la capacidad de hacer desaparecer las marcas negras y no de expandirlas (esto se consigue mediante una cría selectiva y no abusando del cruce de opalino x opalino). Cuando se logra que el opalino sea limpio o parcialmente limpio, en la espalda parece dibujarse una V a su espalda.

Las ondulaciones de las alas pueden perder el color de fondo normal y ser invadido por el color corporal; en ocasiones las marcas de las ondulaciones están practicamente desaparecidas y quedan apenas unos arcos dibujados por las coberteras. La línea blanca que parte las remiges ancestralmente hasta la tercera primaria, se extiende hasta la primera sin perder anchura. Las timoneras en ocasiones pierden la melanina y quedan como con un haz decolorado central que puede dejarlas pálidas o con sólo una tenue mancha; es muy variable.

El tipo de herencia para esta mutación está ligada al sexo, con lo que las hembras sólo pueden ser opalinas o no opalinas, pero los pachos pueden ser opalinos, no opalinos y portadores.

Según sea la varedad sobre la que actúa, las manchas gulares tendrán las características propias de cada una, asimismo la cera de los machos puede variar de rosa intenso (inos y píos recesivos) a azul oscuro (el resto). Las hembras presentarán la cera de color azul pálido, blanco y hasta marrón oscuro cuando entran en celo.